El objetivo del proyecto es crear las precondiciones institucionales necesarias y capacidades tecnológicas de los sectores públicos y privados para establecer e implementar un Sistema de Comercio de Emisiones en México (SiCEM). Primero, análisis científicos y recomendaciones políticas, ejemplo alcance sectorial, límites de emisión e impactos económicos, informarán y apoyarán a los procesos de toma de decisiones en México. Segundo, los actores (secretarías, compañías, instituciones financieras) serán apoyadas por medio del desarrollo de capacidad y manejo de los procesos de los actores para que estos puedan asumir sus roles y responsabilidades en el mercado. Tercero, dialogo internacional e intercambio de jurisdicciones que disponen de SiCE facilitarán el aprendizaje. Al mismo tiempo, las lecciones aprendidas en el contexto Mexicano serán difundidas a nivel internacional.

Implementando metas climáticas por medio de Sistema de Comercio de Emisiones: el Caso de México

Punto inicial

En el contexto del Acuerdo de Paris, los países han definido tus metas nacionales para reducir gases de efecto invernadero para mantener el calentamiento global menor a los 2° grados. Bajo este contexto, México ha fijado una meta de reducción al 22% de gases de efecto invernadero hasta 2030 comparado con casos sin acciones climáticas. Condicionada al apoyo internacional y de financiamiento, México podría reducir hasta un 36% de sus emisiones.

El país actualmente está buscando por oportunidades y costos para reducción de emisión para definir políticas y medidas adecuadas para cumplir con estas metas. Es claro que los sectores energético y de transporte son claves para la reducción de emisiones: Son responsables por tres cuartos de las emisiones del país. Encontrar instrumentos rentables será crucial para promover un desarrollo bajo en carbono: reducir emisiones y al mismo tiempo fomentar crecimiento económico, por ende retirando las emisiones del crecimiento o desarrollo.

Intercambio de experiencias Alemanas- Mexicanas

Como un instrumento, México ha considerado desarrollar un Sistema de Comercio de Emisiones. Al hacer esto, Alemania y México colaboran de manera cercana por medio de delegaciones expertas, estudios de análisis técnico, así como talleres e intercambio de información. El proyecto bilateral Alemán-Mexicano “Sistema de Comercio de Emisiones en México (SiCEM)”  fundado por Iniciativa Climática Internacional en representación del Ministerio Federal de Medio Ambiente, Conservación de la Naturaleza y Seguridad Nuclear desde el 2017 asistiendo al país en desarrollo e implementando el SiCEM. Alemania tiene más de 10 años de experiencia en Comercio de Emisiones y Reportes de Emisiones, por lo cual el objetivo de la colaboración es beneficiarse de las lecciones aprendidas de Alemania y Europa: Para beneficiarse de las mejores prácticas y evitar cometer los mismo errores que Europa.

¿Por qué Comercio de Emisiones en México?

Un esquema de comercio de emisiones es un instrumento basado en el mercado basado en el principio de “cap and trade”. Un límite para las emisiones en uno  más sectores económicos que es definido y reducido cada año. En este límite, compañías pueden decidir comprar o vender derechos de emisiones ya que estas son requeridas para cumplir con el límite. Por medio de este mecanismo, compañías tienen la flexibilidad para minimizar sus emisiones de la manera más rentable. El instrumento contribuye al comportamiento cambiante de los productores, consumidores e inversionistas para reducir emisiones, mientras que el mecanismo es flexible en quién toma acción y cómo, y qué acciones serán tomadas. Al mismo tiempo, el límite asegura que un país como México podrá cumplir sus metas de reducción de emisiones.

El Comercio de Emisiones Europeo es el esquema más grande del mundo, y, habiendo sido uno de los primeros, ha continuado a inspirar al desarrollo de otros esquemas nacionales y regionales. México no estará solo en esta actividad. Actualmente hay 20 Sistemas de Comercio de Emisiones en el mundo, regulando alrededor de siete billiones de gigatones de emisiones de gases de efecto invernadero. Sistemas de Comercio de Emisiones estarán en operación en economías que son responsables por casi la mitad del PIB del mundo y que cubren más del 15% de las emisiones mundiales.

 Resultados finales

Alemania ya ha ayudado a México a instalar un Registro Nacional de Emisiones, una base de datos que recopila información de emisiones de gases de efecto invernadero de los sectores que más emiten como energía, transporte, entre otros. Las compañías mexicanas están obligadas desde el 2016 a reportar anualmente sus emisiones. Esta información ahora puede ser usada para tomar decisiones de manera informada en cómo el sistema se verá incluyendo la manera en la que sectores serán cubiertos o de qué manera se definirán las reducciones por lo límites de emisiones.

Con conocimiento político técnico regular y de alto nivel compartido en seminarios, expertos alemanes y representantes del gobierno del Ministerio Alemán Ambiental y la Autoridad Alemana de Comercio de Emisiones han compartido con actores mexicanos sus experiencias en las pasos clave para implementar un Sistema de Comercio de Emisiones. Claro, experiencia internacional de Norteamérica o China también es tomada en cuenta. El intercambio de ideas y experiencias han contribuido para definir una guía para preparar un sistema nacional. El proyecto también está directamente aconsejando al gobierno para crear un marco legal, que culmina en Regulación de Comercio de Emisiones siendo publicado hasta julio del 2018.

También, recomendaciones de cómo involucrar actores públicos y privados en el proceso de toma de decisiones ha sido tomado en cuenta. Esto resultó no solo en la mitigación de preocupaciones y resistencia potencial del sector privado, pero también en el establecimiento de un Grupo de Trabajo de Comercio de Emisiones.

Perspectiva

Durante los próximos meses y años, México y Alemania colaborarán en los detalles del sistema mexicano; en cómo participarán las instituciones y como se manejará, en crear consciencia y capacidades dentro del sector privado, y en cómo implementar una fase piloto para probar el instrumento. Un problema clave es desarrollar un esquema de comercio de emisiones coordinado con otros instrumentos de políticas, por ejemplo apoyar al desarrollo de energía renovable, o soluciones de transporte verde. Este es otro tema para Alemania, que actualmente implementa su Energiewende, que puede compartir sus lecciones aprendidas. Después de todo, la mezcla correcta de políticas asegurarán el éxito de México en cumplir sus metas de mitigación.

 

Contacto: Comercio.emisiones-MX[AT]giz.de