En México, se llevó a cabo un estudio para identificar los flujos de financiamiento dirigidos a proyectos de mitigación de emisiones y adaptación al cambio climático, provenientes de fuentes internacionales, específicamente de organismos multilaterales y bilaterales, y como esto puede contribuir al cumplimiento de las metas nacionales de mitigación y adaptación.

 

A partir de este estudio se logró identificar que México se ha convertido en un gran receptor de financiamiento internacional para implementar proyectos en beneficio del clima y el ambiente. Durante el periodo analizado, 2014-2018, el país fue beneficiado con $61,165,646,524 pesos, dirigidos a financiar 75 proyectos. El 46% de estos recursos tienen como objetivo mitigar los efectos del cambio climático, 47% se enfocan en actividades transversales, es decir los proyectos tienen impactos sobre la reducción de emisiones contaminantes y la vulnerabilidad al cambio climático, y finalmente sólo 7% es dirigido a proyectos de adaptación.

 

 

Los recursos analizados provienen de 14 instituciones, que fueron identificadas como las principales fuentes de financiamiento. Al respecto, se identificó que la institución que mayor cantidad de recursos proporciona al país es el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) con 53% del financiamiento total, seguido por el Banco Alemán de Desarrollo (KfW) con 31%, Banco Mundial con 5% y la Asociación Francesa de Desarrollo, en asociación con KfW aportaron 7%.

 

Principales fuentes de financiamiento internacional en México para cambio climático; foto © GFLAC/GIZ , 2018.

 

Considerando que el objetivo del análisis es conocer la relación de los flujos de financiamiento con las metas nacionales de reducción de emisiones establecidas en las Contribuciones Nacionalmente Determinadas (NDC), se identificaron los sectores que más reciben apoyo. Los resultados muestran que los sectores más beneficiados hasta ahora son el sector energético (45%), vivienda y medio ambiente y recursos alineados.  Lo anterior es relevante considerando la importancia del sector energético como segundo emisor más importante. Sin embargo, es necesario multiplicar esfuerzos en sectores con emisiones significativas como transporte e industria, primer y tercer lugar en emisiones.

 

Financiamiento internacional público por sector financiado (2014-2018) ; foto © GFLAC/GIZ , 2018.

 

Cabe señalar que el 86% de los proyectos fueron financiados a través de préstamo, es decir se corresponde deuda para el país. Además, considerando que los recursos son canalizados a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, el rastreo de los recursos para conocer el cumplimiento de sus objetivos se complejiza.

 

El análisis permitió identificar barreras y generar algunas recomendaciones para mejorar el financiamiento internacional para cambio climático. Por ejemplo, mejorar el conocimiento sobre los mecanismos e instrumentos de financiamiento disponibles, así como fortalecer la capacidad técnica de los desarrolladores de proyectos para elaborar propuestas que cumplan con los requerimientos de los organismos multilaterales y bilaterales.

 

El estudio, elaborado por el Grupo de Financiamiento Climático para América Latina y el Caribe (GFLAC) se realizó con base en un mapeo realizado por sobre la recepción de recursos internacionales para los años 2017 y 2018, así como con información de Transparencia Mexicana para el periodo 2010-2018, una vez ajustada a la metodología desarrollada por GFLAC. Además, contó con el apoyo de la Alianza Mexicana-Alemana de Cambio Climático implementado por la Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ) GmbH que forma parte de la Iniciativa Internacional de Protección del Clima (IKI) del Ministerio Federal de Medio Ambiente, Protección de la Naturaleza y Seguridad Nuclear (BMU) de Alemania