Se llevó a cabo la primera reunión con el grupo de productores de tuna de San Pablo Xúchitl para el fomento de su cadena de valor.

 

El Grupo de Productores de Tuna de San Pablo Xúchitl tradicionalmente la región se dedica a la producción de nopal y tuna; foto © GIZ

 

El pasado sábado 26 de enero de 2019 se llevó a cabo la primera reunión con el grupo de productores de tuna de San Pablo Xúchitl. Acudieron productores de tuna de la región, así como representantes de la Cooperación Alemana al Desarrollo (GIZ) y de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER). Se sentaron las fechas para las próximas reuniones en las que se utilizará la metodología ValueLinks de la GIZ para el fomento de la cadena de valor de la tuna. El grupo fue seleccionado para recibir apoyo técnico en el marco de la convocatoria publicada por la GIZ y la SADER: Integración del valor de la biodiversidad y los servicios ecosistémicos en cadenas de valor de productos agroalimentarios, publicada en agosto del año pasado.

 

A través de la convocatoria, el proyecto IKI-IBA de la GIZ y la SADER buscan fomentar la cadena de valor de la tuna en esta zona para que la producción se convierta en una actividad sustentable, generadora de empleos y economía para los jóvenes y mujeres del municipio y sea benéfica para la conservación de la biodiversidad y la producción de alimentos inocuos en el largo plazo. Su objetivo es adoptar prácticas agroecológicas para el control de plagas y enfermedades para reducir y mitigar los efectos químicos en el fruto como en la salud de los productores. Se busca generar valor agregado en los productos tuna-nopal a partir de la conservación del hábitat y revertir el deterioro del ecosistema y valorar los servicios ecosistémicos.

 

La tuna tiene un gran significado en el desarrollo de México. Esta fruta que aparece en el escudo nacional mexicano es originaria de este país. Actualmente, por sus varias propiedades nutritivas, químicas, industriales, ecológicas, medicinales y simbólicas es uno de los recursos vegetales más importantes para los habitantes de las zonas áridas y semiáridas de México.

 

La tuna tiene un gran significado en el desarrollo de México, ya que aparece en el escudo nacional mexicano es originaria de este país; foto © Grupo de Productores San Pablo Xúchitl

 

México cuenta con aproximadamente 20 mil productores de tuna. El Estado de México, Zacatecas, Puebla e Hidalgo son los estados con la mayor producción. México cuenta con una riqueza de especies de nopal se cuentan con tunas rojas, verdes, blancas y amarillas, con sabores ácidos o dulces que dan como resultado distintas variedades de esta fruta.

 

Cada nopalera contiene una gran variedad de especies vegetales y animales que se hallan bajo condiciones particulares. Los factores naturales, así como el uso que se da a las nopaleras silvestres determinan el número de especies de nopal y su abundancia. Existen nopaleras compuestas por una sola especie y otras que llegan a tener hasta diez.

 

Por sus varias propiedades nutritivas, químicas, industriales, ecológicas, medicinales y simbólicas, la tuna es uno de los recursos vegetales más importantes de México; foto © GIZ

 

En la zona, el uso de fertilizantes y agroquímicos es cada vez mayor y afecta la biodiversidad y la salud de los agricultores. El Grupo de Productores de Tuna de San Pablo Xúchitl tradicionalmente la región se dedica a la producción de nopal y tuna, por lo que los socios del grupo han desarrollado conocimientos y habilidades relativas al proceso de producción, cosecha y comercialización.