Cuarto diálogo para la Implementación de la NDC

La Alianza Mexicana-Alemana de Cambio Climático de la Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ) GmbH apoyó a la SEMARNAT en el desarrollo de cuatro diálogos orientados a delinear el contenido y narrativa del Plan de Implementación de la NDC de México. En este cuarto diálogo, se invitaron a organismos internacionales multilaterales y bilaterales, organismos financieros, banca privada, entre otros.

 

El día 8 de noviembre de 2018 se llevó a cabo en las instalaciones de la SEMARNAT el cuarto y último diálogo para el desarrollo del Plan de Implementación de la NDC. En este diálogo fueron invitados organismos internacionales multilaterales y bilaterales, instituciones financieras, la banca privada y de los mercados de capital, entre otros. En este diálogo se presentó la estructura, índice y narrativa del Plan de Implementación, así como los pasos que México ha realizado para determinar sus metas de mitigación y adaptación y buscar asesoría técnica y financiamiento público y privado para su cumplimiento, en particular para el cumplimiento de las metas condicionadas.

 

Durante este diálogo se puso de manifiesto la importancia de dar mayor difusión a los mecanismos de financiamiento nacionales e internacionales a los cuales pueden acceder los diferentes sectores y órdenes de gobierno. La importancia de coordinación intersecretarial quedó de manifiesto para asegurar la asignación de recursos públicos. Se destacó el papel que juega la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP) en el presupuesto dirigido a financiar la NDC, por lo que hubo consenso sobre la necesidad de su involucramiento en el proceso de diseño e implementación de acciones de mitigación y adaptación.

Los gobiernos subnacionales también deben fortalecer sus mecanismos de financiamiento y participar con proyectos ejecutivos y bancables, y presentarlos ante la Comisión Intersecretarial de Cambio Climático (CICC), el Sistema Nacional de Cambio Climático (SINACC), la banca internacional y nacional. Para ello, se reconoció como barrera, la imposibilidad de interlocución que tienen los gobiernos subnacionales con los organismos financieros internacionales, pues esta interlocución es exclusiva de la SHCP y de la Secretaria de Relaciones Exteriores (SER).

 

Hubo consenso sobre la necesidad de innovar en el financiamiento climático para lograr no sólo descarbonizar la economía, sino lograr una mejor adaptación al cambio climático. Se habló, por ejemplo, de condicionar el aseguramiento de activo fijo (un hotel en la playa, por ejemplo), al aseguramiento de aquello que lo protege (un manglar o un arrecife coralino, por ejemplo); o bien de flexibilizar tasas de interés en proyectos verdes y compartiendo simultáneamente el riesgo entre más actores que se benefician del mismo; o de adaptar la lógica de organismos financieros a la lógica de quienes se benefician directamente del proyecto y que no necesariamente cumplen con todos los requisitos para acceder a él, como comunidades indígenas, quienes no son propietarias de un título de propiedad y no cuentan con garantías. Incluso se propuso crear un fondo de garantías que permita superar esta limitante.

 

Para lograr aumentar las fuentes de financiamiento, se enfatizó la importancia de sistematizar las experiencias existentes y futuras y que éstas muestren los beneficios y co-beneficios de financiar proyectos verdes. Asimismo, se reconoció la necesidad de que la banca privada vea como rentables a este tipo de acciones. Esto se podría lograr si desde la concepción de los proyectos se considera a futuro la venta de bonos de carbono, por ejemplo.

 

Otra acción importante que México debe incluir en su Plan de Implementación es tener un buen mecanismo de rendición de cuentas que asegure la trazabilidad de los recursos comprometidos y su impacto en cumplimiento de la NDC, de manera que aumente la confianza hacia el país para atraer mayores inversiones y financiamiento.

 

La cooperación técnica y financiera son clave para que el Plan de Implementación apoye a los temas transversales como son la perspectiva de género, los derechos humanos y la relación de la NDC con los  Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

El Plan de Implementación apoyaría a reforzar el liderazgo del país promoviendo proyectos de cooperación triangular donde pueda transferir sus experiencias y conocimientos no solo en cuestiones técnicas, de ajustes al marco jurídico y normativo en materia de cambio climático sino para asesorar y apoyar a otros países a tener acceso a financiamiento para la ejecución de sus acciones para el cumplimiento de la NDC.